CADA SEGUNDO CUENTA

Sólo tú puedes decidir qué hacer con el tiempo que se te ha dado. J.R.R. Tolkien.

Cada segundo de cada uno de nuestros días contiene incontables posibilidades y decisiones, nos dice el vídeo que comparto a continuación. Y la decisión que tomemos, entre todas las posibles, va a determinar lo que ocurra con nuestras vidas. Evidentemente, hay decisiones más trascendentes que otras. Pero todas cuentan. Al final, cuando algo ocurre o deja de ocurrir es porque muchas cosas han ocurrido o dejado de ocurrir antes. En realidad, ningún hecho de nuestras vidas resulta intrascendente. Ni siquiera aquellos que puedan parecernos más insignificantes.

El vídeo me recuerda una historia que leí hace tiempo. Dice así:

Había una vez una hormiguita. Ésta, como toda buena hormiga, era trabajadora y servicial. Se pasaba el tiempo cargando hojitas de un lado a otro. No paraba ni de día, ni de noche, casi sin tiempo para descansar. Y así transcurría su vida, trabajando y trabajando.

Un día fue a buscar comida a un estanque que estaba un poco lejos, y, para su sorpresa, al llegar vio cómo un pimpollo de lirio se abría y de él surgía una hermosa y delicada flor. Se acercó y le dijo:

-Hola, ¿sabes que eres muy hermoso? ¿Qué eres?

-Soy un lirio -contestó el lirio-. Y tú, ¿sabes que eres muy simpática? ¿Qué eres?

-Soy una hormiga.

Y así, la hormiga y el lirio siguieron conversando todo el día y se hicieron grandes amigos. Al anochecer, la hormiguita se despidió para regresar a su casa, no sin antes prometerle al lirio que volvería al día siguiente.

Mientras iba caminando, la hormiga descubrió que admiraba a su nuevo amigo, y se dijo:

-Mañana le diré que me encanta y que lo quiero con todo mi corazón.

Al mismo tiempo, el lirio pensaba:

-Me gusta la amistad de la hormiga. Mañana cuando venga le diré lo que siento por ella.

Pero al día siguiente la hormiga se dio cuenta de que no había trabajado nada el día anterior. Así que decidió quedarse a trabajar.

-Mañana iré con el lirio. Hoy no puedo, estoy demasiado ocupada. Mañana iré y le diré cuánto lo extraño.

Al día siguiente amaneció lloviendo, y la hormiga no pudo salir de su casa. Se dijo:

-¡Qué pena, hoy tampoco veré al lirio! Bueno, no importa, mañana le diré todo lo especial que es para mí.

Y al tercer día la hormiguita se despertó muy temprano y fue al estanque. Pero al llegar, se encontró al lirio en el suelo. La lluvia y el viento habían destruido su tallo, y su flor estaba marchita, sin vida.

“¿Cuándo vas a dejar de contarte historias?”

¿Cuántas veces dejamos de hacer cosas que nos gustaría hacer, y para ello nos contamos mil historias, nos ponemos mil excusas? ¿Cuántas puertas dejamos de abrir por miedo, o simplemente por pereza? ¿Cuántos te quieros dejamos de decir? ¿Cuántas oportunidades dejamos escapar? ¡Cuántas cosas perdemos por miedo a perder!

A menudo ponemos fuera de nosotros la responsabilidad de lo que nos ocurre. Hablamos de mala suerte y de cosas parecidas. Cuando en realidad somos dueños de nuestras decisiones y de nuestros miedos. Sólo nosotros, como dice Gandalf en “El Señor de los Anillos”, podemos decidir qué hacer con el tiempo que se nos ha dado. Si le damos al miedo, o a la pereza, o a la indecisión, el poder de decidir por nosotros, nos perderemos grandes cosas en la vida. Y en lugar de vivir una vida grande, en mayúsculas, nuestra vida será minúscula, mediocre, sin fuerza, sin brillo.

La decisión es tuya. ¿Qué quieres elegir hoy? ¿Cómo quieres aprovechar tu próximo segundo de vida? Atrévete a diseñar tu vida. Y hazlo hoy. Ahora. Mañana es demasiado tarde.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s