La magia del coaching

Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo. León Tolstói.

Imagínate un círculo. Un círculo formado por personas, cogidas unas a otras por la cintura. Personas que sonríen. Con sonrisas de verdad. Nada forzadas. Sonrisas que reflejan lo que se acaba de vivir. Sonrisas que expresan lo que las palabras no pueden expresar. Palabras que, no obstante, empiezan a fluir. Ternura, alegría, energía, plenitud, expansión, recursos, generosidad, compartir, fuerza, belleza, compromiso, atención, amor, gratitud, curiosidad, expectativa, sorpresa, sonrisa, euforia…

Este fin de semana ha sido el segundo del curso de coaching en el que colaboro, formando futuros coaches. Ha sido un bonito y completo fin de semana, en el que todos, alumnos, formadores y coaches, hemos aprendido un montón y nos hemos llevado multitud de regalos. Regalos que reflejan las palabras con las que comienzo mi artículo de hoy. Palabras que han salido al finalizar el día, palabras que reflejan la energía positiva de la que empieza a cargarse este grupo que da sus primeros pasos en el mundo del coaching. Es difícil describir lo que allí se vive. Lo que viví yo cuando hice mi curso, lo que se vive ahora en este nuevo curso, lo que se vive siempre en las aulas de Civsem. Hay que vivirlo y sentirlo para saberlo. Las palabras se quedan cortas.

Una de las cosas a la que nos lanzamos cuando decidimos hacernos coaches es a crear un mundo mejor. Ese tópico del que todo el mundo habla y que poca gente cree posible. Quizá nosotros mismos, cuando iniciamos este camino, lo contemplamos como una mera forma de hablar. Hasta que nos damos cuenta de que es posible. Hasta que empezamos a comprobar que, a medida que cambiamos nosotros, cambia también nuestro mundo. Es entonces cuando empezamos a tener la certeza de que ese sueño es posible. De que es real. El mundo cambia cuando tú cambias. ¿Te animas a intentarlo? No es necesario que te hagas coach para ello. Simplemente mira hacia “tus adentros” y piensa… ¿qué puedo cambiar yo? ¿Qué cambios se producirían en mi entorno si yo cambiara esto o aquello? Piensa, reflexiona, descúbrelo, y, cuando lo descubras, ponte en marcha. Si no puedes tú solo, con el apoyo de un coach. Y te darás cuenta de que, en cuanto empieces a andar, se abrirá ante ti un infinito mundo de posibilidades. ¿Te animas?

Anuncios

Un comentario en “La magia del coaching

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s